Formación programada

FORMACIÓN PROGRAMADA POR LAS EMPRESAS

¿En qué modalidades se pueden impartir las acciones formativas, según lo dispuesto en el Ley 30/2015 y el RD 694/2017?
La Ley 30/2015, de 22 de marzo, establece en su artículo 14 que “la formación profesional para el empleo podrá impartirse de forma presencial, mediante teleformación, bajo plataformas y contenidos accesibles a las personas con discapacidad, o bien de forma mixta, mediante la combinación de las dos modalidades anteriores, por lo que desapareció la formación a distancia tradicional. Del mismo modo, el RD 694/2017 indica estas tres modalidades de impartición en su artículo 4.

¿Cuándo se considera que una acción formativa se imparte bajo la modalidad de teleformación?
Se entenderá que una acción formativa se realiza mediante teleformación (e-learning, formación on-line, formación virtual, etc.) cuando la impartición de las acciones formativas se desarrolle a través de Tecnologías de la Información y la Comunicación, mediante una plataforma virtual de aprendizaje que posibilite la interactividad de alumnos, tutores y recursos situados en distinto lugar y que asegure la gestión de los contenidos, un proceso de aprendizaje sistematizado para los participantes, su seguimiento continuo y en tiempo real, así como la evaluación de todo el proceso.

Se considerará modalidad de teleformación cuando la parte presencial que la acción formativa precise sea igual o inferior al 20 por ciento de su duración total.

¿Cómo se realiza la inscripción en el registro de entidades de formación?

  • Para la inscripción como centro impartidor de especialidades formativas no dirigidas a la obtención de Certificados de Profesionalidad, las entidades deberán presentar una declaración responsable sobre el cumplimiento de los requisitos exigidos en cuanto a instalaciones y recursos humanos suficientes que garanticen su solvencia técnica para impartir la formación, tanto teórica como práctica, así como la calidad de la misma.
  • Para la inscripción como centro impartidor de formación distinta de las especialidades formativas previstas en el Catálogo de especialidades formativas, las entidades de formación deberán presentar ante la Administración pública competente una declaración responsable con arreglo al modelo específico que se desarrolle.
  • Por su parte, las entidades de formación interesadas en impartir las especialidades formativas dirigidas a la obtención de Certificados de Profesionalidad deberán presentar ante la Administración pública competente una solicitud de acreditación, considerándose estimadas las no resueltas en el plazo de seis meses desde la fecha de su presentación.

¿Quién es la Administración pública competente en el caso de la inscripción de entidades de formación?
La Ley 30/2015, de 22 de marzo, establece en su artículo 15.2. que la competencia para efectuar la acreditación y/o inscripción corresponderá al órgano competente de la comunidad autónoma en la que radiquen las instalaciones y los recursos formativos de la entidad de formación interesada.

Cuando la acreditación e inscripción esté referida a las entidades de formación para la modalidad de teleformación, la competencia corresponderá al órgano competente de la comunidad autónoma en la que estén ubicados los centros en los que se desarrollen las sesiones de formación presencial y/o pruebas de evaluación final presenciales y al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) cuando dichos centros presenciales estén ubicados en más de una comunidad autónoma.

Igualmente, corresponderá al SEPE la acreditación e inscripción de los centros móviles cuando su actuación formativa se desarrolle en más de una comunidad autónoma. Asimismo, podrán solicitar su acreditación e inscripción al citado organismo las entidades de formación que dispongan de instalaciones y recursos formativos permanentes en más de una comunidad autónoma.

¿Qué cursos o acciones formativas son bonificables?
Cualquier formación programada por la empresa para sus trabajadores/as, que guarde relación con la actividad desarrollada por esta y esté dirigida a la adquisición y mejora de sus competencias y cualificaciones profesionales, siempre que cumpla con los requisitos de duración y límites de participantes establecidos en la normativa.

No se considera acción formativa la asistencia a jornadas, seminarios, ferias, congresos…

¿Existe algún límite en la duración de los cursos?
La duración de los cursos no podrá ser inferior a dos horas lectivas. No existe límite máximo, aunque su duración deberá ser adecuada al contenido y objetivos de la acción formativa.

¿Existen límites en el número de participantes?
En función de la modalidad en la que se imparta el curso y si es o no conducente a la obtención de un certificado de profesionalidad, el número de participantes no podrá superar los siguientes límites:

  • Cursos presenciales: 30 participantes.
  • Certificados de Profesionalidad: 25 participantes.
  • Cursos  en modalidad de teleformación: 80 participantes por tutor.

¿Qué son las bonificaciones en concepto de formación?
Las empresas disponen de un crédito para la formación de sus trabajadores mediante la aplicación de bonificaciones a la Seguridad Social. La formación financiada a través de estas ayudas – denominada formación programada por las empresas – abarca acciones formativas de las empresas y permisos individuales de formación, y su objetivo es responder a las necesidades específicas de formación planteadas por las empresas y sus trabajadores.

¿Qué empresas pueden acceder a las ayudas para formación mediante el sistema de bonificaciones?
Todas las empresas que tengan centros de trabajo en el territorio estatal, cualquiera que sea su tamaño o ubicación, que desarrollen formación para sus trabajadores, y que coticen por la contingencia de Formación Profesional a la Seguridad Social.

Todas las empresas que cotizan por Formación Profesional, independientemente de su tamaño y fecha de creación, disponen de un crédito para formación mínimo de 420 euros.

¿Cuántas horas de formación diarias puede recibir un trabajador?
La participación de un trabajador no podrá superar las 8 horas por día, salvo cuando la formación se concentre en una sola jornada, respetando siempre los límites señalados legal o convencionalmente.